La princesa que se convirtió en dragón

Como ya sabéis, contamos con alumnos y alumnas de bellas artes para dejar nuestra cristalera a punto, y que atrapen todas las miradas de los transeúntes. Nos gusta lo fresco, lo llamativo, lo diferente. Y eso es justo lo que traemos ahora.

Tras una breve pausa por la exposición de los proyectos de los alumnos del máster de PHotoEspaña, volvemos en septiembre. El proyecto de ‘Esbozos’ gustó mucho a quienes lo vieron, y ahora llegamos con una nueva propuesta de la mano de la artista XXX.

Ana So, nos ha contado. Esa que siempre leía y escribía historias descabelladas y esa niña a la que no quiere olvidar. Su propuesta es una historia, y se trata del mítico cuento de la princesa y el dragón que vigila su torre hasta que un apuesto príncipe la salve. Sin embargo, esta vez la historia cambia. Ni la princesa es débil, ni hay un príncipe, ni ella necesita un dragón, pues ella misma es dragón y puede y debe salvarse de su destino.

#horadelcuento

“Cuenta la leyenda que hace muchos años, en una montaña muy alta, un pueblo con un alto castillo se tiñó de negro. Una maldición amenazaba con actuar en cualquier momento. Pero pasaban los años y la gente se olvidó.

Una niña nació en una iluminada noche de luna llena, mucho antes de lo previsto. Se decía que la luna la despertó. Tenía el cabello y los ojos tan negros que no parecían de este mundo.

Veinte años después, el mismo día, la misma luna volvió a despertarla. Esta vez no era humana, sino dragón.

Su profecía se cumplía. Aquel genio imparable había transformado su valentía en alas, su carácter, en fuego, su fuerza en una enorme cola.

Podía volar, podía huir, podía ser libre. Estiró su cuello, abrió sus alas, se salvó a sí misma. Escapó de su destino, se convirtió en la Bastarda de su reino.”

 

En una era en la que el feminismo está a la orden del día, su propósito no es hablar sobre este sino normalizarlo, escribir algo que el día de mañana se lea sin esperar otro final que la fortaleza femenina.

La artista

Según nos cuenta Ana: “Vengo de una familia de artistas. Mi abuelo, catedrático de dibujo y mis tíos, fotógrafo y restaurador, dejaron en mí una huella artística que tardé en descubrir. Siempre encontré el dibujo como un refugio, pero hasta que mis padres no me lo propusieron, no lo vi como algo más que un hobbie. Hoy puedo decir que el arte para mí es un conjunto de sensaciones que jamás pensé que podría experimentar trabajando.”

Sus intereses principales para el futuro, aunque muestra interés por muchas ramas del arte y del diseño, son el diseño sostenible y la ilustración infantil.

Actualmente está estudiando un doble Grado en Bellas Artes y Diseño Integral y Gestión de la Imagen, en Aranjuez.

Y aunque este periodo ha sido relativamente corto, ya ha participado en algunos proyectos y exposiciones como la exposición de Salvando Perioncely 10, en una escultura efímera en colaboración con las artistas Ana Balboa y Marta Linaza, 2018.

También en un voluntariado de restauración del Patrimonio Histórico y Cultural de Andalucía en Montejícar, Granada.

Y ahora, su siguiente parada, es Bastardo. Así que ya sabes, estate pendiente de las redes para ver los avances y no dudes en pasarte a ver el resultado final. Y ya de paso, quédate a tomar algo…

Redes sociales de Ana Sorribas

Reserva ya

Disfruta de nuestra programación

facebookgoogle-plusinstagrampinteresttwitteryoutube

USO DE COOKIES

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información en la Política de cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar